Le roban la camioneta a punto de pistola a Karla Alvarez




Karla Alvarez

Karla Alvarez

Lamentablemente Karla Álvarez, de 41 años, fue víctima de la delincuencia. El domingo 22 de septiembre, unos hombres armados le quitaron su camioneta y la agredieron físicamente. Platicamos con una amiga de la actriz y nos habló sobre los momentos tan terribles que vivió Karla.

-Supimos que Karla fue asaltada…
“Así es. Fíjate que el domingo 22 de septiembre venía manejando su camioneta, cuando, de pronto, unos tipos la interceptaron y la bajaron a punta de pistola. Ella, sin oponer resistencia les dijo que se llevaran la camioneta pero que no le hicieran nada”.

-¿Los asaltantes sabían que ella era famosa?
“Parece que no, porque hasta que la bajaron, uno de los tipejos la reconoció porque dijo: ‘Mira, es la güerita que sale en la tele’. Ahí fue donde se fregó todo, porque le dio un cachazo en la cabeza”.

-Eso es muy grave…
“Sí, por el golpe Karla cayó al piso y comenzaron a patearla. Ella les gritaba que por favor no la lastimaran, que se llevaran todo y que la dejaran en paz, pero hasta parece que esos malditos disfrutaban haciéndolo. Por los golpes quedó muy lastimada de la cabeza, la espalda y las piernas”.

-¿Qué pasó después ?
“Se llevaron la camioneta y la dejaron ahí toda golpeada y en shock”.

-¿Fue auxiliada por alguien?
“Karla llamó a su mamá, le contó lo que pasó y le pidió que fuera a ayudarla, pues quedó muy malherida. Así que la señora llegó lo más rápido que pudo”.

-¿Fue a revisarla un médico?
“Sí, cuando la mamá de Karla llegó y vio el estado en el que la dejaron, la llevó de inmediato al hospital. Ahí la revisaron, le tomaron radiografías y solo le encontraron contusiones y moretones. El golpe de la cabeza fue fuerte, pero no grave. Le recetaron reposo y calmantes para los nervios”.

-¿Cómo está anímicamente?
“Muy mal. La verdad es que algo como esto te deja marcada. Obviamente siente mucho miedo, casi no sale de su casa por temor a que vuelva a ocurrirle algo semejante. Desde entonces no ha podido dormir bien porque sufre pesadillas. Todo el tiempo revive la imagen de los tipos lastimándola y se la pasa llorando. Tiene un sentimiento de coraje e impotencia tremendo. Algunos días amanece mejor y trata de hacer su vida normal, pero otros vuelve el temor y se encierra en su casa”.

-¿Quién está con ella?
“Ahora nadie, pero cuando recién ocurrió el asalto su mamá estuvo cuidándola; en general, su familia la apoyó mucho. Como de momento no trabaja porque decidió tomarse un año sabático, no tiene muchas distracciones que la hagan recuperarse rápido de esto, así que está muy afectada”.

-¿Sigue alguna terapia?
“No sabría decirte, pero seguramente va a ser necesaria, porque tiene que superar la paranoia que le quedó”.

-¿Presentó alguna denuncia?
“Sí, cuando salió del hospital fue a levantar una denuncia, rindió su declaración, la revisó el médico legista para comprobar que tenía golpes y le dijeron que si sabían algo de su camioneta le hablarían. Afortunadamente lograron recuperarla. No sé cuántos días después, pero ya la tiene de vuelta”.